miércoles, 27 de julio de 2016

Caminito Bergen-Belsen



      POEMAS oratorios, poemas de última

referencia.


      Blasfemia y ruego potenciándose en mutuo gesto

como dos niños se dan la mano

en tardes de balancín y hiedra.

¿Qué rabia o a qué

tanta rabia? ¿Sobre quién la alusión de sonrisa?

Queda el cruce de trenes

dirigiéndose a Bergen-Belsen;

la tarde, montón de tardes

bifurca en un centímetro evidencias

de camino equivocado.

<<Vas por el más largo, Caperucita>>

Pero yo sólo huesos, ¡sólo prórrogas

yo!

Será que abisma la certeza

de todo juego limpio.



      Y esta sed.



No hay comentarios:

Publicar un comentario